Kuala Lumpur express

noviembre 17, 2012

El aeropuerto de Kuala Lumpur está a una hora del centro de la ciudad.
Existen 3 formas de llegar: tren rápido (47 R,  1USD=3R), bus (10R), taxi (80-100R).
Nosotras nos fuimos en bus. A pesar de estar a pocos km de Tailandia, fue como si nos hubieramos trasladado a medio oriente. Las mujeres todas tapadas con burkas o velos, los hombres con facciones totalmente árabes, muchas mezquitas y construcciones tipo Aladin.
El bus nos dejó en la estación de "Sentral", donde podíamos tomar un metro o taxi hacia la zona del hostal.
Nos quedamos en el Reggae Mansion. Un hostal ubicado a 30 minutos caminando de las Torres Petronas, 15 de la zona comercial y 2 de Chinatown. Tenía un bar en el techo, piezas amplias y cómodas, tanto que nos sentíamos en piezas separadas y desayuno incluído (100 R la noche en dorm para dos personas con baño compartido).
Llegamos tarde asi que directo a la cama. Al día siguiente salimos a caminar y llegamos a la National gallery con un gran I love KL en su entrada. Pasamos por mezquitas y la casa de gobierno y fuimos al central market. La ciudad era impecable. Calles amplias, modernas, arquitectura increíble, parques y flores por todos lados. Es sin duda la capital más potente en la que hemos estado hasta el momento. Las mujeres tapadas comen arroz con las manos y los hombres fuman Narguiles en las calles. A diferencia de las otras ciudades, no vimos gente mendigando ni pobreza, todo lo contrario.
Llegamos a la zona comercial. Gigantes Shopping centers y los mejores hoteles. Sin duda el Pavilion merece una visita. 6 pisos con las mejores y más caras tiendas del mundo. Un piso entero con un patio de comida donde podemos encontrar comida internacional de todos los tipos y todos los restaurantes de comida rápida con la más elegante decoración. Vimos mujeres totalmente tapadas comprándose collares y ropa para llevar bajo sus capas negras y también gente escotada y provocadora, lo que refleja una sociedad tolerante. Abajo y al aire libre, bares y cafeterías llenas de gente y los infaltables ladyboys paseandose con gracia.
Al salir un puente iluminado nos lleva hacia las Petronas. Después de una caminata de 15 minutos salimos al aire libre por una de ellas. Son muy impresionantes y como era de noche y estaban iluminadas, mejor todavía.
Conocimos a David, un ser muy raro de Corea del Sur que lo único que quería era sacarse fotos con nosotras.

Llenas de bolsas, volvimos al hostal después de nuestro día de ocio en Kuala Lumpur. Fuimos al bar del techo a tomarnos.nuestro Free drink y a la cama.

A las 6 am del día siguiente ya estábamos en pie. Un taxi que contratamos desde el hostal nos estaba esperando para llevarnos al aeropuerto. Ojo con esto, este servicio es mucho más barato si se para un taxi en la calle. Con nuestra suerte, el taxista nos dejó en otro aeropuerto. Asi que justas de tiempo y sin moneda local, tuvimos que subirnos a otro taxi para que nos llevara al KLIA International airport. El taxista era un musulman muy simpático que tenía dos mujeres, 9 hijos y 5 nietos. Nos contaba que para que no hubiera conflictos o problemas de celos, tenía que ser muy justo y ser igual con cada una. Nos dijo que quería a las dos por igual y que no quería una tercera.

Llegamos 5 minutos antes del embarque, nos tomamos un jugo de naranja en Harrods, volamos durante una hora y ya estamos en Phuket a punto de subirnos al ferry que nos llevara a Koh Phi Phi.

Nos encantó Kuala Lumpur y disfrutamos nuestras 39 horas en Malasia, pero estamos felices estar de vuelta en Tailandia.

También te puede interesar...

0 comentarios

Mis favoritos

Mis favoritos
"Lo que aprendí en Calcuta"