Hong Kong: La ciudad que nunca duerme

octubre 11, 2012

Como dice el título, aquí hay vida, movimiento, gente y ruido las 24 horas. Es una ciudad que por donde se mire hay cientos de personas transitando, autos y buses por las calles y muchos muchos taxis.

Es una ciudad de contrastes. Un Mc donald's junto a un local de comida china de mala muerte. Una señora saliendo llena de bolsas de Louis Vuitton y en el suelo un par de mujeres suplicando por monedas. Calles llenas de carteles con luces de colores anunciando de todo y calles mas solitarias con carteles despegándose de algún concierto de hace años. Lo único que se mantiene vayas donde vayas, es el intenso olor a comida que sale a las calles desde alguna ventana y que todos los andamios o vigas de las inmensas construcciones son de bambú, muy resistente y flexible.

Hong Kong está lleno de lugares donde dormir. Lleno de "mansions". En nuestra calle (Nathan road al lado del metro de Tsi sha tsui) hay varias. Nosotras dormimos en la Changking Mansion, una de las más conocidas. La primera vez impacta, hasta produce rechazo. Parece un edificio ocupa, lleno de inmigrantes vendiendo de todo por los suelos, comiendo con las manos y cocinando ahí mismo a toda hora. Tiene unos 18 pisos y en cada piso un mundo. En el nuestro hay dos guesthouse, el nuestro, Ashoka, y otro. Ashoka debe ser de algún indú, porque está lleno de ellos por todos lados, pero está bastante decente. Finalmente le agarramos cariño a nuestra "mansion".

Como cruzamos por China para llegar a Vietnam, lo primero que hicimos fue caminar hasta Kowloon, al Mandarin Plaza para sacar la visa. En HK existen dos subways, el metro y el peatonal, así que hicimos una parte del recorrido por calles subterráneas.
Sacar la visa de turismo para China, es un trámite bastante complicado si se saca desde cualquier país del mundo, excepto desde aquí.
Llegamos a la oficina y al instante estábamos rellenando el formulario y sacándonos una foto para la visa que está lista en el mismo día o al día siguiente si se saca a primera hora. Por sacarla con pasaporte español me cobraron HKD 400, a la morales, que tenía el chileno, el doble.

Justo al lado está la estación de trenes de Hung Hom, por lo que aprovechamos de comprar los pasajes para el domingo.

Desde ahí nos fuimos en metro hasta la isla de Hong Kong (comprar la Octopus Card es muy conveniente para pagar todo tipo de transporte público), y subimos en bus al Victoria's Peak desde donde se ve toda la ciudad y sus altísimos edificios. Se puede llegar aquí en tren o en bus desde Central o Admiralty. Es muy recomendable ir de noche, ya que las vistas son espectaculares.
Nosotras subimos en bus, al llegar a la cima vimos una tremenda cola para subir a la terraza con vistas 360, así que dicidimos hacer eso primero y a la vuelta recorrer las tiendas y restaurantes que había allá arriba. Después de esperar mucho rato, llegó nuestro turno!! La entrada era cara, pero valía la pena. Emocionadas entramos al lugar que cada vez se iba llenando más y más. Vino un tren a buscarnos, pensamos que nos iba a hacer un recorrido por la montaña. Nos subimos a codazos, la Morales pudo resevar dos sillas para ver las vistas. Nos sentamos con la cámara lista y cuando nos dimos cuenta, ya era demasiado tarde. Nos equivocamos de entrada y en vez de subir, estábamos bajando... Así que la realidad es que no pudimos ver muy bien Hong Kong desde las alturas, pero dimos un buen paseo en tren.


Después de eso nos dirigimos al Night Market o al Mercado de Temple (metro Jordan). Aquí encontramos de todo, se mezclan productos y personas tanto de oriente como de occidente. Es un mercado muy largo donde venden desde kimonos, hasta iPods.
En las calles hay gente comiendo alguna rareza, tomandose una cerveza, chinos cantando con micrófonos y miles de locales esperando a algún turista curioso para leerles la mano y contarles su futuro.

Al día siguiente fuimos a Ngong Ping en la isla Lantau, al final de la línea naranja, y nos subimos a unos teleféricos altísimos y eternos que te llevan a una especie de pueblito en la mitad de las montañas. Aquí hay varias cosas que ver, pero lo más importante es el Gran Buda sentado y el monasterio de Po Lin. Hay que llegar temprano porque cierra a las 5:30. El gran buda es una estatua sentada en una flor de loto que representa la unión del hombre y la naturaleza, hay q subir unos 250 escalones para llegar a él. El monasterio es precioso. Nosotras tuvimos suerte y pudimos ver a los monjes cantando y haciendo una ceremonia. Dejamos ofrendas, quemamos incienso y vimos a montones de peregrinos budistas rezando. A la vuelta, el metro nos dejó en Central, en la isla de Hong Kong. Desde ahí se puede ir a la bahía de Aberdeem, al Stanley market a almorzar, a Queens road a comprar o a Lan Kwai Fong a tomar algo. Este barrio es lo mejoooor!! Muchos turistas, muy entretenido, mil bares, discos, gente en la calle y muy variopinto. A nosotros nos tocó ambientado de halloween y en todos los locales había decoración del tema y las calles repletas de manos ensangrentadas, cabezas, calaberas y vampiros colgando a modo de feria. Al volver, cruzar en ferry al Star Avenue para ver la Symphony of lights, un espectáculo de luces y sonidos por todos los edificios de la costa de alfrente muy bonito. Otro lugar que no se pueden perder es el Ladies Market en Mong Kok, un mercado mejor que el de temple en un barrio muy prendido al lado de la zona de bares. Esta zona es mucho más local que la otra. No se escucha música gringa de moda, ni hay Hard rock café, pero mezclarse entre la gente y los olores vale la pena. Hong kong es la ciudad de los mercados, está el de las rarezas comestibles, el de las flores, el de las hierbas medicinales, el goldfish market etc, pero es imposible conocerlos todos en tan pocos días. Mañana entramos a China, pero sólo de paso, así que me voy a dormir, que en esta mitad del mundo es muy tarde!



También te puede interesar...

1 comentarios

  1. TERESA QUERIDA HE GOZADO CON TUS RELATOS!!!!!!!QUE MANERA DE ESCRIBIR BIEN!!!
    ME SENTI EN HK,que experiencia mas buena....cuesta entender a los chinos pero uno logra estimarlos!!!!jajaja
    un beso enorme y espero ansioso el relato del tren a Vietnam....mucha suerte!!!!!!
    titi Mama


    ResponderEliminar

Mis favoritos

Mis favoritos
"Lo que aprendí en Calcuta"