Abandonamos Europa

octubre 09, 2012

Después de una comida de despedida con todos mis tíos y primos españoles, cerramos las mochilas y dejamos todo listo para el viaje.

Llegamos al aeropuerto en tren alrededor de las 13 horas.
Al momento de facturar las maletas nos dice la azafata en tierra de Qatar airlines que no es posible que volemos a Hong Kong, ya que no dejan entrar turistas que no tengan pasaje de vuelta. Finalmente y después de explicarle nuestros planes, nos hacen firmar un papel donde aseguramos asumir las consecuencias de lo que pase y eximimos de toda responsabilidad a la aerolínea. Optimistas nos dirigimos al embarque.

El avión era increíble, enorme, asientos amplios, moderno e impecable.
A las 15:50 dejamos el viejo continente...sentadas en la cola y al lado del baño.
Nos dieron comida islámica y la azafata, una mujer de costa rica que actualmente vivía en Doha, nos explicó que se diferencia por la forma de matar al animal, ya que le sacan hasta la última gota de sangre antes de cocinarlo, por lo que la carne es más dura y seca.

Después de 6 horas de vuelo aterrizamos en el aeropuerto de Doha.
Para salir hay que sacar una especie de visa que cuesta unos US$ 15, pero como a esta hora está todo cerrado, decidimos quedarnos acá y recorrer las mezquitas, los salones con camas o los 500 mt2 de duty free.

Para mí, Doha es lo mas cercano a la torre de Babel que voy a ver en mi vida. Millones de vuelos saliendo a todos los destinos del mundo, anuncios por altavoces las 24 horas en todos los idiomas, personas con túnicas, burkas, camisas, velos. Agrupaciones de negros, blancos, chinos, hindúes, cada uno hablando su lengua o rezando su credo. Muy caótico la verdad.

Estuvimos 11 horas esperando nuestro vuelo, luchando contra la tortícolis y el frío, porque a pesar de los 40 grados que hacían afuera, el aire acondicionado del aeropuerto era insoportable.

Finalmente pasamos por otras 9 horas de avión, en uno que era bastante menos moderno que el otro, aun que por lo menos nos dieron calcetines!

Cuando al fin llegamos a Hong Kong, después de 30 horas desde que salimos de la casa de mi tío en Madrid, pusimos nuestra mejor cara al cruzar policía y evitar que nos subieran a un avión de vuelta.
Como era de esperarse, no hubo problemas.

Para llegar a HK usamos el "Airport Express", un tren que cuesta HKD70 y nos dejó en la zona de Kowloon.

Nuestro hostal, Ashoka hostel, está en Tsim Sha Tsui, específicamente en Chung Kin Mansion. Es una especie de mercado central en una calle rodeada de comercio, dentro de un barrio muy recomendado para alojar. Dormimos en el piso 13, en una pieza compartida para 4 personas. Nosotras dos, un australiano que llegó un poco después que nosotras y un NO identificado que duerme en la parte de arriba del camarote desde que llegamos.

Por el momento eso! Más adelante más historias de las viajeras en Hong Kong!






También te puede interesar...

1 comentarios

  1. buen viaje chiquillas!!! espero el siguiente reporte!!

    ResponderEliminar

Mis favoritos

Mis favoritos
"Lo que aprendí en Calcuta"